A+ A-

¿Cuáles son las Infecciones de Transmisión Sexual?

Todas y todos estamos expuestos/as a Infecciones de Transmisión Sexual, existen diversos tipos de ellas y variadas formas de adquirirlas. Algunas son curables, mientras que otras siempre permanecen en el organismo de la persona una vez transmitida.

Todas las personas sexualmente activas están en riesgo de contraer una infección de transmisión sexual, pero existen alternativas para prevenirlas.

 

Hace algunos años las infecciones de transmisión sexual (ITS) eran conocidas como enfermedades venéreas y posteriormente como Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). Estas infecciones de transmisión sexual (ITS) son infecciones producidas por bacterias, virus, hongos o parásitos, y que afectan principalmente los órganos sexuales y reproductores de las personas. Generalmente, se transmiten a través de los fluidos o de las mucosas genitales, la boca y el recto, al producirse contacto sexual entre una persona infectada y otra sana.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año ocurren un promedio de 333 millones de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual en todo el mundo, que tienen su mayor incidencia entre hombres y mujeres de países en desarrollo. La pobreza, las prácticas culturales intolerantes y un difícil acceso a los servicios de diagnóstico y tratamiento, a la información incorrecta, a los pocos conocimientos sobre la necesidad del auto cuidado del cuerpo; son factores que contribuyen a una mayor diseminación de este tipo de infecciones en hombres y mujeres.

 

Existen varios tipos de ITS y su clasificación depende del tipo de signos y lesiones que pueden producir, de lo grave y peligrosas que pueden ser (virulencia) o de si tienen tratamiento médico aplicable.

 


Pueden clasificarse en: curables y no curables

 

¿La mujer tiene mayor probabilidad de contraer una ITS?

 

Las mujeres tienen una mayor posibilidad de ser afectadas por las ITS que los hombres a causa de una compleja red de factores biológicos, epidemiológicos y sociales. 

  • Existe el doble de posibilidades de que el hombre transmita una ITS a una mujer, que a la inversa, porque la naturaleza y tradiciones de las prácticas sexuales se da por hecho que ellas representan la parte pasiva en la relación sexual; además, porque ciertas ITS, por ejemplo, aquellas que producen úlceras, facilitan la entrada de VIH y otras ITS.
  • Ellas tienden a tener relaciones sexuales y a casarse con hombres mayores que ellas, por lo tanto, han tenido la posibilidad de un número mayor de parejas sexuales, de modo que existe una mayor probabilidad de exposición al riesgo de infección. 
  • Los conocimientos y creencias de las mujeres en relación con sus propios cuerpos, las barreras culturales y los prejuicios, además de la desigualdad de género con relación al hombre. Los roles de género dicta maneras de ser y de comportarse que marcan la desigualdad: el hombre debe ser agresivo, compulsivo y activo, mientras que las mujeres debe comportarse de forma sumisa, fiel y pasiva en las relaciones sexuales.

 

¿Cuáles son las consecuencias de las ITS no tratadas en las mujeres?

 

  • La gonorrea y la clamidiasis pueden producir infertilidad y embarazos ectópicos.
  • La infección por el virus del papiloma humano puede causar cáncer cérvico uterino y la muerte. 
  • Las madres pueden transmitir las ITS a sus hijos/as durante el embarazo, parto y la lactancia.
  • La Sífilis afecta al feto durante el embarazo y puede causar su muerte.
  • La gonorrea ceguera en los y las bebés.
  • La clamidia puede afectar los pulmones de las y los bebés causándoles neumonía. 

 

¿Cómo puedo Prevenir una ITS? 


Para prevenir la transmisión de una ITS, es recomendable: 

  • Mantenernos informadas e informados sobre el tema.
  • Utilizar siempre el condón en las relaciones sexuales.
  • Mantener relaciones sexuales con una sola persona, que sea y con quien se sea fiel.
  • Ser honestas y honestos si creemos o está confirmado el padecimiento de una ITS, e informarlo a nuestra pareja.
  • No intercambiar ropa interior ni trajes de baño con amigas o amigos.
  • Tener hábitos higiénicos adecuados para después del coito.
  • Acudir a control ginecológico y urológico cada año, y prenatal, en caso de estar embarazada. 

 

Para prevenir una ITS y, además, un embarazo no esperado ni planificado, si has decidido tener relaciones sexuales, lo más recomendable es usar la “Doble Protección”, que es la fórmula perfecta para mantener una vida sexual sana, responsable y libre de riesgo. Esto es, usar un condón en cada relación sexual, más un método hormonal de forma correcta.

 

Más información: Infecciones de Transmisión Sexual en Slideshare

 

Todos los Derechos Reservados | Prosalud Venezuela 1996-2017 | J-77256635-9Desarrollado por BMT